Home Politica La Encrucijada de Panamá: El Acercamiento de China y su Impacto en...

La Encrucijada de Panamá: El Acercamiento de China y su Impacto en las Relaciones con Estados Unidos

517
0
Información comercial
Abogada Margaret Donelly

El creciente acercamiento de China a Panamá plantea preocupaciones para Estados Unidos, uno de sus aliados clave en América Latina.

China ha estado expandiendo su influencia en América Latina, invirtiendo en proyectos mineros e infraestructura, mientras los analistas observan con sorpresa la reacción tibia de Estados Unidos. Esta disminución del papel de la principal potencia mundial en la región ha llegado ahora a Panamá, una nación de gran importancia estratégica.

El comercio entre China y América Latina ha experimentado un crecimiento vertiginoso, pasando de 12 mil millones de dólares en 2000 a impresionantes 495 mil millones de dólares en 2022, convirtiendo a Beijing en el principal socio comercial de América del Sur. Mientras Chile, Costa Rica y Perú ya tienen acuerdos de libre comercio con la segunda economía mundial, Ecuador firmó su acuerdo en mayo de este año. Por su parte, Panamá y Uruguay planean revitalizar sus tratados comerciales.

En contraste, Estados Unidos ha descartado la negociación de nuevos pactos económicos y la Unión Europea aún no ha ratificado el acuerdo de libre comercio con el bloque del Mercosur, a pesar de más de 20 años de negociaciones.

Panamá siempre ha sido uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos en la región y desempeña un papel geopolítico clave gracias a su famoso Canal. Esta vía interoceánica juega un papel esencial en el comercio mundial y la presencia de países extranjeros en la zona del canal ha sido un factor importante en la política exterior del país.

Unos 140 grandes multinacionales tienen su sede en Panamá, gracias a los incentivos que reciben y al papel del país como centro financiero y logístico regional.

El acercamiento de China a Panamá comenzó durante la administración del expresidente Juan Carlos Varela. En junio de 2017, el país centroamericano rompió sus lazos diplomáticos de larga data con Taiwán para establecer relaciones con China, reconociendo la existencia de “una sola China” y considerando a Taiwán como parte de ella. Tanto China como Taiwán insisten en que los países no pueden reconocer a ambos.

Desde entonces, China ha llevado a cabo una agresiva política de inversión en sectores clave de la economía panameña, aprovechando la posición geográfica del país como nodo en el sistema de comercio global. La Zona Libre de Colón, por ejemplo, funciona como un centro logístico para productos chinos que van desde electrodomésticos hasta ropa, artículos para el hogar y, sobre todo, medicamentos. Incluso China ha comenzado a fabricar automóviles en la zona con la intención de distribuirlos en la región.

Estados Unidos parece limitarse a advertir sobre los riesgos estratégicos de la presencia de China en Panamá, sin tomar medidas concretas para contrarrestar ese avance. Mientras tanto, Panamá se encuentra en una posición delicada al intentar mantener buenas relaciones con ambos países y aprovechar los beneficios de su rivalidad.

La rivalidad entre Estados Unidos y China ofrece a Panamá la oportunidad de obtener beneficios económicos, pero también plantea un desafío al tener que equilibrar sus intereses sin enfadar a su antiguo aliado.

En conclusión, el acercamiento de China a Panamá ha generado preocupaciones para Estados Unidos, ya que se ha convertido en uno de los aliados clave del gigante asiático en América Latina. China ha incrementado su presencia en la región, invirtiendo en proyectos estratégicos y estableciendo acuerdos comerciales, lo que ha llevado a un aumento significativo en el comercio bilateral.

La importancia estratégica de Panamá, especialmente debido a su Canal interoceánico, ha despertado el interés de China en fortalecer su influencia en la región. El país asiático ha aprovechado la posición geográfica de Panamá como nodo en el sistema de comercio global para establecer una presencia sólida y promover proyectos de infraestructura.

Estados Unidos ha mostrado una reacción limitada ante este acercamiento, limitándose principalmente a advertir sobre los riesgos estratégicos. Aunque Washington ha expresado preocupación por la creciente presencia china, no ha tomado medidas concretas para contrarrestarla.

Para Panamá, navegar entre los intereses de Estados Unidos y China representa un desafío. El país busca obtener beneficios económicos y mantener buenas relaciones con ambos, pero también debe tener cuidado de no enfadar a su antiguo aliado y socio estratégico.

En este contexto de rivalidad entre las dos principales potencias mundiales, Panamá tiene la oportunidad de aprovechar la competencia entre Estados Unidos y China para obtener beneficios y fortalecer su posición en la región. Sin embargo, también debe tener en cuenta los posibles riesgos asociados, como la dependencia económica y las ataduras políticas.

En resumen, el acercamiento de China a Panamá plantea importantes implicaciones para Estados Unidos y la región latinoamericana en general. La situación actual requiere que Panamá tome decisiones inteligentes y busque un equilibrio entre los beneficios económicos y las relaciones diplomáticas con ambos países. El futuro de la relación entre Panamá, Estados Unidos y China sigue siendo un tema de gran interés y se espera que continúe evolucionando en los próximos años.

Quiropráctico Dr Peralta