Home Salud Quemaduras: “Detenerse, caer y girar” desempeña un papel esencial después de un...

Quemaduras: “Detenerse, caer y girar” desempeña un papel esencial después de un accidente

440
0
Kim Grouzard, Fisioterapeuta Superior en Parkland, trabaja con Brayden Crandall para recuperar la fuerza en sus piernas después de una lesión causada por quemadura.
Información comercial
Abogada Margaret Donelly

Un joven sobreviviente de quemaduras en Hospital Parkland trabaja para promover la seguridad en caso de incendio.

DALLAS– Desde los primeros días en la escuela, los estudiantes de todo el país aprenden una técnica simple para la seguridad en caso de incendio conocida como “detenerse, caer y girar.” Para Brayden Crandall, de 11 años, es una lección que puede haber salvado su vida.

El 18 de abril de 2020, Brayden, que tenía 9 años en ese momento, miraba a cómo su padre, Mike, quemaba grandes hormigueros que se habían formado en el jardín detrás de su hogar en Aubrey, Texas. Cuando se destruyó el primer hormiguero, Mike comenzó a agregar combustible al segundo, sin saber que los dos estaban conectados. El resultado fue una enorme explosión que derribó a Mike y arrojó llamas hacia Brayden. Su madre, Jennifer, acababa de abrir la puerta trasera cuando escuchó la explosión. Los padres frenéticos corrieron hacia su hijo en un intento desesperado de sacarle la ropa en llamas y apagar rápidamente las llamas que lo rodeaban.

Al recordar lo que había aprendido, Brayden dijo: “Si la ropa se prende fuego, debes detenerte, caer y girar. Es lo que hice.”

El padre y el hijo fueron llevados en transporte aéreo al Centro Regional de Quemaduras de Parkland Memorial Hospital. Allí, Mike recibió tratamiento por las quemaduras en las piernas y las manos, y la dislocación del hombro que sufrió en la explosión. Recibió el alta después de tres días en la unidad de cuidados agudos de quemaduras.

Las lesiones de Brayden fueron mucho más graves, con quemaduras en el abdomen, el rostro y las dos piernas, y en la espalda y los brazos. Fue internado en la unidad de cuidados intensivos para quemaduras de Parkland. Con quemaduras en el 51 % de su cuerpo, Brayden pasó un total de 53 días en la unidad de quemados. Jennifer, quien milagrosamente no sufrió ninguna lesión, pasó cada día en el hospital con su hijo.

Ahora, regresando a su vida normal, Brayden Crandall, de 11 años, está educando a otros sobre como tener seguridad contra incendios y cómo tratar a un sobreviviente de quemaduras, especialmente cuando tiene lesiones y cicatrices visibles.
 

El Centro de Quemaduras de Parkland es el único centro para adultos y pediátrico de quemaduras en el norte de Texas verificado por la Asociación Estadounidense de Quemaduras – un estado que Parkland ha mantenido desde 1996. Este logro reconoce la dedicación y el compromiso de Parkland por proporcionar atención para quemaduras de alta calidad a los pacientes en el norte de Texas y las áreas cercanas. El centro es una unidad integral de quemaduras que ofrece la última investigación, tecnologías y productos para el tratamiento de lesiones relacionadas con quemaduras resultantes de llamas, productos químicos, electricidad y quemaduras con líquidos calientes. El centro también ofrece tratamiento para infecciones y trastornos complicados de la piel.

Desde octubre de 2020 hasta septiembre de 2021, el centro de quemaduras de Parkland admitió a 847 pacientes. De ellos, 312 fueron el resultado de incendios, y 31 de los 312 pacientes eran niños menores de 14 años.

Durante su internación, Brayden se mantuvo positivo y dijo que lo más importante que debía hacer era “escuchar a los médicos.” Pasó por dolorosos procedimientos de desbridamiento, que Mike dijo que lo hacían “llorar como un bebé” cuando se daba cuenta de que su hijo también debería pasar por el proceso doloroso de limpieza de sus heridas y la piel seca, los tejidos y el material residual de los vendajes.

Brayden también se sometió a 5 cirugías de injerto de piel, tratamientos láser y participó en sesiones de terapia física dos veces a la semana para ayudarlo a regresar al fútbol y a sus compañeros de equipo. Actualmente, está “deslumbrante”, según su madre, Jennifer.

Ahora de vuelta en su vida normal, lo que distingue a este niño activo de 11 años es su deseo por educar a los demás sobre la seguridad en caso de incendio, y cómo tratar a un sobreviviente de quemaduras, especialmente cuando tiene lesiones y cicatrices visibles. Recientemente participó en el video de reingreso a la escuela del Centro de Quemaduras de Parkland que ayuda a los estudiantes a comprender por lo que pasa un sobreviviente de quemaduras.

“Brayden siempre ha sido valiente y se siente cómodo al compartir su historia de las quemaduras y las cicatrices,” dijo Mike.

La narración de su historia también incluye sugerencias para los demás. “Deben mantenerse lo más lejos posible del fuego. Siempre busquen a un adulto si observan un incendio,” dijo Brayden. “Y si tienen un teléfono, llamen al 911. Si sufren una quemadura, peleen y mantengan la calma. Y en el hospital, hagan lo que dicen los médicos.”

Para obtener más información sobre los servicios disponibles en Parkland, visite www.parklandhospital.com

NOTA DEL EDITOR: Cuando ocurrió el accidente, los padres de Brayden no sabían que Cooper, el labrador de color chocolate de la familia, estaba afuera y sufrió quemaduras en las garras, la pata delantera y se había chamuscado parte de su pelaje. Cooper, al igual que su “hermano y su papá” se ha recuperado y está bien.

# # #

Parkland Health & Hospital System, Department of Corporate Communications

5200 Harry Hines Blvd., Dallas TX 75235, 469-419-4400

www.parklandhospital.com

Quiropráctico Dr Peralta
Previous articleFord Se Une a First Movers Coalition y Anuncia Compromiso para Ayudar a Comercializar Tecnologías de Cero Emisiones de Carbono
Next article¿Deseas que te coloquen Paneles Solares en tu propiedad?